La importancia de llevar un presupuesto y cómo poder empezar a organizar tus finanzas personales.

No leas esto…

… porque te puede ayudar 🙂

Normalmente cuando leemos los artículos que quieren llamarnos la atención se quiere llamar la atención con algún gancho que sea de interés.

Aquí va la con la psicología inversa, como cuando éramos pequeños. Tu mamá decía a recoger los juguetes y tú no, ella sí… y entras en bucle hasta que ella dice no y tú sí, ahí ya estás vendido.
Ahora si te digo NO pienses en un elefante. Automáticamente seguro que no has pensado en un elefante eh ;-). Con esto te he llamado la atención y te he recomendado un libro titulado “no pienses en un elefante” de GEORGE LAKOFF.

Ahora que he captado un poco tu atención me presento soy Rubén Fontarosa, socio de Gestionar tu dinero, de profesión, soy ingeniero eléctrico, pero esto de las finanzas me va y con esto quiero también ayudarte o simplemente compartir cómo empecé yo, ya que me ayuda a refrescar y asentar mis conocimientos y quizás tú también te animas a hacerlo. No es fácil, pero sí sencillo.

¡Vamos al lío!

Hoy vamos a hablar de la importancia de un presupuesto y cómo podemos empezar.

Ahí va unos conceptos para entrar en materia.

Ingresos; son el dinero que una persona gana por vender productos, prestar servicios o de otras fuentes, durante un cierto período. Es el dinero que entra. En otras palabras, el dinero que sí que lo tenemos bastante en mente normalmente… La nomina a final de mes.

Gastos fijos; son los costos regulares y predecibles que una persona debe pagar en intervalos constantes, generalmente mensuales. Estos gastos puede ser un alquiler de una casa, la cuota de internet…

Gastos variables; son los costos que cambian en función del mes de una persona. Estos gastos no son constantes y pueden aumentar o disminuir según la actividad. Pueden ser como las cenas que te permites, el cine, según que comida que te compres, viajes…

Ahorro; es el acto de retener una parte de tus ingresos para construir una base financiera sólida y estar preparado para necesidades futuras.

Deuda; se refiere al dinero o valor que una persona debe a otra entidad, generalmente como resultado de haber tomado prestado dinero o haber incurrido en obligaciones financieras. En otras palabras, es una obligación de reembolsar una cantidad específica en un momento determinado. La deuda puede adquirirse a través de préstamos, líneas de crédito, emisión de bonos u otras formas de financiamiento.

Inversión; se refiere a destinar dinero o recursos financieros en activos con la expectativa de obtener un rendimiento financiero en el futuro. El objetivo principal de la inversión es aumentar el valor de los activos o generar ingresos adicionales a lo largo del tiempo.

Hay diferentes tipos, que de esto ya hablaremos cuando toque, algunas son;

– Inversiones financieras:
– Inversiones en bienes raíces:
– Inversiones en educación y desarrollo personal:
– Inversiones empresariales:
– Inversiones en arte y colecciones:

Y aquí va la importancia de gestionar tu presupuesto, te dejamos unos cuantos puntos que deberían sonarte y que no deberías dejar de lado.

  • Control financiero: Un presupuesto te permite tener un control más claro sobre tus finanzas. Puedes visualizar y comprender cómo se gasta tu dinero, lo que te ayuda a tomar decisiones más informadas y evitar gastos excesivos.
  • Establecer metas financieras: Un presupuesto te permite asignar fondos a tus metas financieras, ya sea ahorrar para un viaje, comprar una casa o pagar deudas. Te ayuda a dar prioridad a tus objetivos y a planificar cómo alcanzarlos.
    Evitar deudas y problemas financieros: Un presupuesto ayuda a identificar áreas en las que podrías estar gastando de más y a ajustar tus hábitos de gasto. Esto puede prevenir la acumulación de deudas no deseadas y la posibilidad de enfrentar dificultades financieras.
  • Ahorrar e invertir: Al planificar tus gastos con anticipación, puedes destinar una parte de tus ingresos al ahorro e inversión de manera sistemática. Esto contribuye a construir una base financiera sólida y a aprovechar oportunidades de crecimiento financiero a largo plazo.
  • Reducir el estrés: Un presupuesto elimina la incertidumbre financiera al brindarte una visión clara de tus ingresos y gastos. Esto puede reducir el estrés relacionado con las finanzas y proporcionarte una sensación de seguridad económica.
    Tomar decisiones informadas: Con un presupuesto en su lugar, puedes tomar decisiones basadas en datos reales en lugar de conjeturas. Esto es particularmente útil al evaluar compras importantes o cambios en tu estilo de vida.
  • Planificación para emergencias: Un presupuesto puede incluir un fondo de emergencia, lo que te brinda un colchón financiero en caso de gastos inesperados, como reparaciones de automóviles o gastos médicos.
  • Mejora de hábitos financieros: Crear y seguir un presupuesto puede ayudarte a desarrollar hábitos financieros responsables y a mejorar tu relación con el dinero a lo largo del tiempo.
    En resumen, hacer un presupuesto es una herramienta esencial para administrar tu dinero de manera efectiva, alcanzar metas financieras y mantener la estabilidad económica a lo largo del tiempo. 

Ah, y por cierto, si quieres entrar en materia aquí va un empujón, te dejo esta palabra mágica mis finanzas para que cliques y cojas la responsabilidad de tu dinero! Que no estamos tan mal.

Seguimos en contacto y esperamos que crezcamos juntos en las finanzas, un abrazo.

Rubén

¿Quieres unirte a esta comunidad?